La capacidad autocurativa del cuerpo humano

Todos lo hemos vivido alguna vez: una enfermedad se puede curar sin tomar “remedios”. Sin embargo, cuando alguien enferma, la principal preocupación es siempre proporcionarle medicamentos. Esto se debe a nuestra concepción de la curación, porque corrientemente se admite que “sin medicamento no hay sanación”.

En medicina convencional se afirma que la mayor parte de las enfermedades son “autolimitadas” o se “curan solas” (la cifra varía de 60 a 90% entre diversos autores). En realidad este concepto no le hace justicia al verdadero responsable de la curación: nuestro organismo. Es el propio cuerpo quien nos cura la mayoría de las veces y en aquellas pocas veces que no lo puede hacer, es porque sus posibilidades autocurativas están bloqueadas por alteraciones del estilo de vida: alimentación inadecuada, mala eliminación de los desechos, mala circulación, pobre asimilación, emociones que generan patrones patológicos, etc.

La sabiduría del organismo está mucho más allá de lo que creemos. ¿Cuáles son las capacidades básicas autocurativas del organismo humano?

  1. Adaptabilidad: Le permite al ser humano aprender a vivir en condiciones extremas y responder con eficiencia ante las circunstancias a lo largo de la vida. La vista se adapta al entrar en un cuarto oscuro. Si hay imposibilidad de ver a largo plazo, los otros sentidos se agudizan, especialmente el oído, el tacto y el olfato. Los atletas logran elevados rendimientos ejercitando sistemáticamente.
  2. Autorreparación: Si sufrimos una fractura o herida, el cirujano facilita el trabajo del organismo inmovilizando o suturando, pero es el cuerpo el que repara/cicatriza.
  3. Cooperación: Si por un accidente cerebro-vascular muere una porción del cerebro, al principio puede haber una parálisis parcial o pérdida del habla, pero en pocos meses el paciente puede alcanzar la recuperación pues las neuronas que no fueron dañadas asumen las funciones de aquellas que murieron. De la misma manera, si se pierde la vista, los otros sentidos se harán más agudos.
  4. Reserva funcional: Permite hacer frente a desastres y carestías. Es posible perder parte del tejido del hígado, riñones, pulmones, porciones de intestino y venas, sin registrar una merma importante en su funcionamiento. Se puede ayunar hasta 40 días sin daños irreversibles.
  5. Respuestas protectoras: Como la fiebre ante una infección, la tos para expulsar del tracto respiratorio secreciones y cuerpos extraños, vómitos y diarreas para limpiar el aparato digestivo ante la presencia de comidas en mal estado, la coagulación en caso de heridas, la pérdida de apetito en muchas enfermedades, el aumento de la secreción lagrimal si cae un cuerpo extraño en el ojo, dolor si algo daña nuestros tejidos.
  6. Capacidad ecológica: Somos un ecosistema, una serie de seres vivos (bacterias) pueden vivir en nuestro organismo gracias a sus propias características y además ayudarlo activamente.
  7. Farmacia interna: El cuerpo es un gigantesco laboratorio que produce miles de sustancias autocurativas. Las prostaglandinas inflaman o desinflaman tejidos, facilitan o evitan la coagulación. Las endorfinas calman el dolor. El interferón combate las infecciones.
  8. Un poderoso psiquismo: Se sabe que el estrés puede producir enfermedades. El optimismo, el pensamiento positivo y las visualizaciones mejoran la capacidad autocurativa.

La medicina natural habla de “fuerza vital” del organismo. El término médico es “inmunidad”. En estado de salud, la fuerza vital organiza, orquesta y armoniza todas las funciones orgánicas. Trabaja constantemente para mantener el equilibrio. Cuando el cuerpo se ve agredido por factores externos (venenos, tóxicos, microbios…) o internos (toxinas y residuos del metabolismo), se produce la alerta que pone en marcha el sistema de defensa.

Todos estos esfuerzos pretenden restablecer la pureza del organismo, neutralizando las toxinas y eliminándolas al exterior por diferentes emuntorios (órganos de eliminación). Por las vías respiratorias, los residuos se expectoran. Por las vías urinarias, la orina ácida, conducirá los residuos hacia el exterior. La piel los elimina por el sudor, los granos o eccemas. El tubo digestivo a través de la diarrea o de abundantes secreciones biliares. Los emuntorios utilizados dependen de la naturaleza de los residuos y de la fuerza respectiva de los diferentes órganos, de ahí las variaciones de un individuo a otro y las múltiples posibilidades de localización de los trastornos.

Sucede en ocasiones, que la intoxicación es tan importante y las carencias tan profundas que el sistema inmunitario pierde prácticamente todas sus posibilidades de acción. Cuanto más débiles sean las defensas inmunitarias, más pueden proliferar los microbios, virus y parásitos.

Según Hipócrates, padre de la medicina, la enfermedad expresa un esfuerzo de purificación y de preservación del organismo y no un trabajo de destrucción de la salud. La curación se obtiene, no atacando los microbios, sino saneando nuestro organismo.

Tomemos medicamentos cuando realmente los necesitemos, escuchemos lo que nuestro cuerpo nos quiere decir y seamos benévolos con él.

Fuentes consultadas:

El pequeño libro de la Medicina Natural – Christopher Vasey

Naturopatía I – Dr. Rafael García

Anuncios

4 comentarios (+¿añadir los tuyos?)

  1. Octavio
    Ago 01, 2011 @ 21:01:17

    Estupendo artículo Rosina, te felicito.
    Comparto mucho de lo que allí dices.
    Muchas gracias por escribirlo y compartirlo
    Saludos,
    Tavi

    Responder

  2. Dieter W. Ridzewsky
    Ago 17, 2011 @ 10:29:26

    Hola Rosina, hace dos semanas tuve un accidente en el volcan me cai en una sanja y me ropi el tendo rotular de la rodilla derecha, este articulo no pudo ser mejor, gracias por enviarlo.

    Un abrazo.

    Dieter.-

    Responder

    • Rosina Albano
      Ago 17, 2011 @ 19:57:42

      Lamento mucho lo que te pasó Dieter! A veces los accidentes ocurren para enseñarnos algo. A lo mejor estás yendo demasiado rápido o retándote más de lo necesario? Confía en que tu cuerpo se autosanará, pero ayúdalo dándole reposo y buen alimento. Un abrazo y cuídate mucho!

      Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: