Los desafíos que enfrentamos con la comida

1

La nutrición por sí sola no es suficiente. Puedes comer la mejor comida del mundo, pero si no te encuentras en el momento óptimo de la digestión y la asimilación, es decir, en modo relajación, placer, nutrición, presente y consciente, no obtendrás el valor nutricional completo de esa comida.

Usualmente comemos apurados, pensando en lo que pasó hace un rato o en el siguiente asunto que tenemos que resolver, apenas masticamos y saboreamos lo que estamos comiendo o bebiendo. Cuando esto ocurre el cerebro no tiene tiempo de evaluar y descomponer correctamente la comida y registrar la satisfacción para regular el apetito. Es un tema de conciencia, no estabas ahí entonces necesitas más comida.

2

No existe la dieta perfecta. Cada individuo tiene requerimientos diferentes, por lo que la alimentación varía de una persona a otra. Lo que es comida para uno, puede ser veneno para otro. Incluso nuestra manera de alimentarnos varía dependiendo de las etapas de la vida, el clima, la actividad física, etc.

3

Vivimos en una constante lucha con nuestro cuerpo para bajar de peso. Esto no sirve. ¿Quién crees que gana? Cuando peleamos estamos en modo estrés y el cuerpo responde elevando la insulina y generando cortisol, indicando al cerebro que guarde energía y grasa. Este es el mecanismo químico del estrés en el organismo. En la pelea contigo mismo, con la culpa, con los antojos, con tu cuerpo, con pensamientos tóxicos, la capacidad digestiva disminuye y aumentas de peso.

Tenemos la falsa creencia que tener hambre es malo. Después de todo, si estamos tratando de bajar de peso, el apetito es el enemigo. Entonces nuevamente, el cerebro registra  peligro y en consecuencia genera la respuesta al estrés.

4

La cosa no es tan sencilla como “Comer menos y ejercitarnos más”. Hay factores que influyen en la quema de calorías como el metabolismo, la tiroides, las glándulas suprarrenales, lo que comes y cuándo lo comes (ritmos circadianos), la flora intestinal, la salud del hígado, si estás estresado o relajado antes, durante y después de comer, el placer que sientes al comer, entre otras cosas.

5

Quizá pensamos que el tema de la comida es un problema, pero debemos verlo como una oportunidad. Cuando tenemos un problema lo atacamos, entonces estamos en modo pelea, estrés. Las oportunidades nos hacen ir más adentro, a trabajar más profundamente para ser mejores seres humanos. Tómate un momento y revísate: ¿Estás triste, ansioso, cansado o deprimido? El punto aquí es darnos cuenta que no se trata realmente de la comida, sino que son lecciones de vida que nos hablan a través de la comida.

Rosina Albano – Coach de Nutrición y Salud Holística

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: