Ejercicio y relajación

Al cuerpo le encanta moverse. A pesar de que nuestro cuerpo es más saludable cuando se está haciendo una actividad física adecuada, a menudo sentimos temor y aburrimiento cuando escuchamos la palabra “ejercicio”. Piensa por un momento en qué tipo de movimiento significa para ti diversión en lugar de tortura. Tal vez detestas la idea de un gimnasio, pero extrañas tomar clases de baile. Tal vez deseas secretamente probar el yoga o patinar. Podrías jugar al fútbol con tus hijos, caminar con un vecino en la mañana o ir a nadar. Simplemente escoge el estilo de movimiento que te entusiasme. Tu corazón te lo agradecerá, tu alma se verá gratificada, tu cuerpo se sentirá más ligero y dormirás mejor por la noche.

El verano es un momento único del año en que podemos hacer las dos cosas relajándonos y moviendo nuestro cuerpo en contacto con la naturaleza. Tanto si deseas relajarte, hacer ejercicio o ambos, observa que estar al aire libre en la naturaleza tiene una manera profunda de aquietar la mente y conectarnos con nosotros mismos. A menudo, esta relajación y tranquilidad son lo que nuestros cuerpos anhelan más. Así que, mientras que el verano está con nosotros, disfruta de los elementos sanadores del sol, el viento y el agua y el alimento que ellos traen.

 

El Agua, nuestro primer alimento

La mayoría de nosotros somos conscientes de la importancia de beber suficiente agua. Conseguir nuestra dosis diaria de agua ayuda a que nuestros órganos desempeñen mejor sus funciones, mantiene nuestra piel clara e hidratada, y permite que la acción física en nuestros cuerpos fluya sin problemas. Incluso con este conocimiento, todavía puede ser un reto beber toda el agua que nuestros cuerpos se merecen todos los días. En climas calientes, cuando tendemos a sudar más y pasar tiempo al sol, beber suficiente agua es crítico. De lo contrario, podemos experimentar mala digestión, pensamiento lento, brotes en la piel, dolores de cabeza, mal aliento y fatiga general.

Para empezar bien el día, coloca un gran vaso de agua junto a la cama cada noche y bébelo al despertar. El agua tibia con limón en ayunas también es fabulosa para limpiar y desintoxicar nuestro organismo. Beber agua a primera hora de la mañana saca las toxinas del día anterior y refresca tu sistema. Mantén una botella de agua accesible durante todo el día, si estás en la calle o en un escritorio. Tener una botella de agua cerca, te recordará que debes tomar un sorbo cuando tengas sed. El primer sorbo suele hacerte saber cuánta más agua necesitas. Un trago o dos puede ser suficiente, o puedes necesitar un gran vaso. Si bebes tu cuota de agua antes del atardecer, lo más probable es que no tengas sed antes de acostarte. Esto es bueno, ya que beber mucha agua antes de acostarte y después despertar para ir al baño, perturba tu sueño reparador.

 

¿Qué pasa con la calidad? Algunas personas toman agua embotellada, mientras que otros prefieren el agua filtrada. La clave es que te guste el sabor del agua que estás bebiendo y que la sientas bien en tu cuerpo. Si el sabor del agua es poco atractivo para ti, experimenta para hacer que sea sabrosa y apetecible. Trata de añadir unas hojas de menta, una rodaja de limón, una ramita de perejil, rodajas de pepino, bayas, un toque de limón o un chorrito de jugo de naranja. Además, beber té de hierbas o jugos y comer frutas y verduras crudas contribuyen al proceso de hidratación.

 

Receta del mes

 

Té Solar

Tiempo de preparación: 2 minutos

Tiempo de cocción: 24 horas

Rinde: 2 litros

 

Ingredientes:

3-4 bolsitas de té de hierbas de tu elección

2 litros de agua

 

Instrucciones:

  1. Llena un frasco grande de vidrio con agua, añade 3 o 4 bolsas de tu té favorito y cubre con una tapa.
  2. Coloca en el sol durante un día completo y deja que los rayos brillantes viertan en él su calor y energía, extrayendo los maravillosos sabores del té.
  3. Endulza si lo deseas con miel pura y sirve a temperatura ambiente o fría con hielo.
  4. Decora con hojas de menta o rodajas de limón.

 

Bebida de Jengibre

Tiempo de preparación: 7 minutos

Tiempo de cocción: 24 horas

Rinde: 6-8 porciones

 

Ingredientes:

400gr raíz de jengibre fresco

2 litros de agua

El jugo de 2 limones

Miel de maple o miel de abejas cruda al gusto

 

Instrucciones:

  1. Pela el jengibre fresco, ralla y mezcla con el agua en una cacerola grande.
  2. Lleva a ebullición y cocina a fuego lento durante 4 minutos. Cubre la cacerola y apaga el fuego, déjalo reposar durante 24 horas.
  3. Cuela el líquido con un colador de malla fina.
  4. Agrega el jugo de limón y endulza al gusto. Revuelve hasta que se disuelva. Sirve frío.

 

Compartir es vivir

Es un placer ayudar a que las personas más cercanas a nosotros sean más felices y saludables. Comparte este boletín con amigos, familiares o colegas que puedan estar interesados ​​e inspirados por él.

 

¿Tienes curiosidad de cómo el Coaching de Salud puede ayudarte a hacer tus propios cambios saludables? ¡Vamos a hablar! Te ayudaré a desarrollar hábitos saludables de por vida y un profundo conocimiento de tus necesidades bio-individuales. Trabajaremos juntos para crear cambios duraderos en tu salud, energía y bienestar. Programa una consulta conmigo hoy – o pasa esta información a alguien que quieres!

 

Rosina Albano

Coach de Nutrición y Salud Holística

http://www.rosinaalbano.com

Facebook: Rosina Albano Health Coach

Anuncios

1 comentario (+¿añadir los tuyos?)

  1. Jesus Aristides
    Ago 06, 2017 @ 20:43:38

    El ejercicio es la medicina mas barata

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: