Alimentos de alta vibración

La ciencia nos ha enseñado que todo es energía, que todos los elementos en el universo contienen ondas vibratorias energéticas. Eso nos incluye a nosotros y a los alimentos que ingerimos.

Algunos elementos de alto nivel vibracional son la luz del sol, el aire puro y fresco, el agua limpia. Todos ellos nos nutren, tanto como la comida. Los alimentos de alto nivel vibracional crecen en la naturaleza, cerca del sol y están llenos de nutrientes. Más

Anuncios

Ejercicio sencillo de respiración

Los ejercicios de respiración alivian el estrés y pueden tener un efecto positivo inmediato sobre el cuerpo y la mente, como por ejemplo disminuir la tensión arterial y provocar la respuesta de relajación. La respiración profunda activa el sistema nervioso parasimpático, que es el que nos calma.

Practicar ejercicios de respiración puede realmente entrenar al cuerpo para reaccionar ante situaciones de estrés, disminuyendo la producción de hormonas dañinas. Es una herramienta fácil y muy poderosa para incrementar tu salud y bienestar. ¡Además es gratis!

Para empezar, prueba este sencillo ejercicio:

  • Descansa suavemente una mano en tu pecho y la otra en el abdomen. Mientras inhalas profundamente, nota que tu abdomen crece más que tu pecho. Esto indica que estás llenando la parte inferior de tus pulmones.
  • Exhala por la boca y luego toma una inhalación lenta y profunda por la nariz. Imagina que estás tomando todo el aire que te rodea. Retenlo tanto como te sea posible, mientras te sientas cómodo.
  • Lenta y suavemente exhala por la boca. Mientras dejas salir todo el aire, contrae ligeramente tu abdomen para vaciar completamente tus pulmones. La respiración no se profundiza inhalando más aire, sino exhalándolo completamente.
  • Repite el ciclo 4 o 5 veces más, o hasta que tu cuerpo empiece a relajarse. Para que tengas una idea de la frecuencia respiratoria ideal, cada exhalación debe durar aproximadamente el doble de la inhalación.

 

¡RESPIRA!

 

Integrative Nutrition

¿Por qué posponer la felicidad para mañana?

por Sri Sri Ravi Shankar

Cada ser viviente quiere ser feliz. Tanto sea para tener dinero, poder o sexo, la gente se mete en esos temas buscando felicidad. Y hasta hay personas que disfrutan del sufrimiento porque eso ¡les da felicidad!
 
Para ser feliz, buscas algo. Pero a pesar de que lo obtienes, no eres feliz.
Un colegial piensa que si va al colegio será más independiente, más libre y -por lo tanto- más feliz. Pero si le preguntas al colegial si es feliz, te dirá que recién cuando consiga trabajo será feliz.
Habla con cualquiera que esté bien establecido en su trabajo o negocio y encontrarás que está esperando a su alma gemela para ser feliz. Cuando consigue su alma gemela… ahora quiere un hijo para ser feliz. Pregúntales a aquellos que tienen hijos si son felices… ellos dicen que no se pueden relajar hasta que los chicos hayan crecido y hayan tenido una buena educación y sean independientes. Pregúntale a la gente jubilada y libre de responsabilidades si son felices… ellos ¡añoran los días cuando fueron jóvenes! Más

Consejos para dormir bien

 

  1. Comer temprano y ligero: Cenar a más tardar a las 7pm nos ayuda a tener un buen descanso. Si el cuerpo está tratando de digerir una comida pesada y copiosa, le será más difícil conciliar el sueño. Además, cuando comemos temprano, le damos oportunidad al sistema digestivo de hacer su trabajo y entrar en modo de descanso. Debemos evitar comidas y bebidas excitantes como dulces, chocolates, picantes, alcohol, café, té negro, refrescos.
  2. El dormitorio es para dormir: Si trabajas en tu dormitorio, la energía de la habitación no será la propicia para el descanso. Así que es buena idea estudiar o trabajar en otra área. Por otro lado, la televisión genera radiaciones y ondas electromagnéticas que nos cargan negativamente y por ende no propician la relajación y el Más

Sobre el acné…

 

Durante mi adolescencia el acné no fue un problema para mí. Ciertamente tenía mis brotes, los cuales, como cualquier adolescente, me ponían de cabeza, pero nunca fue una gran preocupación. La situación empezó a complicarse a partir de los 21 años. Consulté a varios dermatólogos, me realicé diversos tratamientos que incluían antibióticos orales, antibióticos locales, lociones y cremas, limpiezas de cutis periódicas. Por épocas mejoraba, pero luego recaía. También consulté varios ginecólogos, los cuales me recetaban distintos anticonceptivos orales, estos también me ayudaban por períodos de tiempo, pero además sufría de ciertos efectos secundarios como por ejemplo intensos dolores de cabeza o ligeros sangramientos durante el mes.

  Más